Recuento del seminario web: la sentencia Maledu: El poder del reconocimiento de los derechos de tenencia | Land Portal

RESUMEN

En el marco de la serie Advancing Land-based Investment Governance – ALIGN (Avanzando la gobernanza de las inversiones basadas en la tierra), el segundo seminario web de la serie "La sentencia Maledu: El poder del reconocimiento de los derechos de tenencia" tuvo lugar el 22 de marzo de 2023.  El seminario web reunió a algo más de 230 participantes y contó con panelistas del sector privado, miembros de comunidades afectadas por la minería y profesionales.  La serie está organizada por un consorcio de organizaciones, entre ellas la Fundación Land Portal, CCSI, IIED y Namati.  

El seminario web se organizó en torno a tres temas principales: 

  • ¿Cuáles son las implicaciones de la sentencia Maledu y qué significa para la rendición de cuentas sobre los derechos individuales y comunitarios a la tierra?  
  • ¿Cuáles son los beneficios de las sentencias de Maledu para las comunidades? ¿Ha habido otros beneficios imprevistos?
  • ¿Cómo funciona este modelo de cooperación y cómo el acceso a la información, como la relativa a los derechos sobre la tierra, favorece dicha cooperación en el contexto de la sentencia Maledu?

Charl-Thom Bayer, Consultor en Gestión de la Información sobre la Tierra e Incidencia del Land Portal, moderó la mesa redonda, en la que intervinieron los siguientes oradores: 

  • Donny Matshego, Miembro de la comunidad local
  • Erich Clarke, Director General de Sedibelo Platinum Mines Limited
  • Louise du Plessis, Responsable del Programa de Tierra y Vivienda, Lawyers for Human Rights (LHR)
  • Monica De Souza Louw, Directora Adjunta, Land and Accountability Research Center (Universidad de Ciudad del Cabo)

A continuación encontrará un resumen de la primera ronda de la mesa redonda, y en la parte inferior podrá ver la repetición completa de esta interesante conversación. 

 

 


¿Cuáles son las implicaciones de la sentencia Maledu y qué significa para la rendición de cuentas sobre los derechos individuales y comunitarios a la tierra?  

 

Louise,  Lawyers for Human Rights: la comunidad de Wilgespruit es una comunidad que compró la tierra en 1999.  En Sudáfrica, hay capas de derechos sobre la tierra que hacen muy difícil desenmarañar muchas cuestiones y esto también ha ocurrido en esta comunidad.  A pesar de que los trece clanes compraron las tierras, éstas se registraron a nombre del Ministro de Desarrollo Rural en fideicomiso para la comunidad.  Por lo tanto, es difícil saber quién es realmente el propietario de la tierra, pero de facto nuestros clientes son definitivamente los terratenientes porque han utilizado la tierra en exclusiva durante más de casi 100 años. Así que lo que ha sucedido es que la gente en la mina se trasladó a esta tierra y en 2015 presentaron una simple solicitud de derecho consuetudinario ante el Tribunal Superior y consiguieron que la comunidad fuera desposeída de sus tierras. Poco después, el Instituto Minero presentó una solicitud de desahucio contra la comunidad para intentar desalojarla y poder comenzar las actividades mineras en el terreno.  En este caso, acabó en el Tribunal Constitucional. Inicialmente se concedió la solicitud de desalojo, pero el Tribunal Constitucional la anuló. De ahí la importancia de la sentencia Maledu.  Antes de la Sentencia Maledu era fácil para una empresa minera utilizar el derecho minero para conseguir la solicitud de desalojo contra los anfitriones con personas cuyas comunidades están ocupando la tierra o cualquier otra persona que sea el legítimo propietario ocupante de la tierra. Después de Maledu eso no ha cambiado. Ya no es tan sencillo. La comunidad tiene que dar su consentimiento para un acuerdo de reubicación o, de lo contrario, el gobierno debe expropiarla.  Así que, en ese sentido, la comunidad está en muy buena posición para negociar un acuerdo con la empresa minera, como en el caso Maledu. 

Donny, miembro de la comunidad local: esta situación nos ha dado una orientación muy clara sobre cómo relacionarnos con las partes afectadas, ya que son varias. Proporciona una vía clara para proceder. Nos dio a la explotación minera y a la comunidad directrices para proceder. Con ese telón de fondo, nos reunimos como iguales. En las negociaciones siempre hay un interlocutor que tiene el poder, y esta sentencia ha nivelado el terreno de juego. Todos podemos sentarnos a la mesa y ver los beneficios de todos los socios. 

Eric, Sedibelo Platinum Mines Limited: antes de Maledu, nuestra empresa, Sedibelo, había consultado a las autoridades tribales, pero cuando se dictó la sentencia de Maledu nos dimos cuenta de que aclaraba y marcaba el camino a seguir para nosotros, como empresa minera, y para la comunidad. En realidad, nos facilitó la tarea de reunirnos porque nos allanó el camino. En cualquier negociación, se trata de dos partes que se reúnen y obtienen el consentimiento y encuentran una solución beneficiosa para todas las partes. ¿Cómo ha afectado esto a Sedibelo y a nuestro futuro?  Es muy sencillo. Tenemos que aumentar nuestra diligencia debida, tenemos que conocer mejor la comunidad. Tenemos que entender mejor las interacciones entre las tribus y las personas que ocupan o poseen las tierras. Y este juicio realmente ayudó y allanó el camino. Lo bueno fue que nos reunimos y nos juntamos para encontrar un bien común para todas las partes. El resultado fue que tenemos un acuerdo muy bueno, un acuerdo que no sólo benefició a los propietarios, sino que benefició a las empresas mineras y a la comunidad en general, a través de las contrataciones de empleo y el plan de trabajo social. 

Monica De Souza Louw, Land and Accountability Research Center: lo primero es que Maledu dejó claro que la legislación minera no puede prevalecer sobre la legislación que protege los derechos consuetudinarios sobre la tierra de las personas, lo que ya era una declaración importante en sí misma. Pero lo que hizo en la práctica fue hacer visibles estos derechos, que antes eran invisibles. ¿Por qué Sedibelo no vio antes estos derechos y a las personas que los ostentan? Es cómodo y fácil hablar con una sola autoridad, en lugar de con múltiples y complicadas partes interesadas. Pero también hay razones estructurales para esa invisibilidad. Una de las razones estructurales que encontramos es, de hecho, la legislación que regula las autoridades tradicionales en el país. Y lo que esta legislación terminó haciendo fue enfatizar realmente el papel de la autoridad tradicional y su relación con el Estado en lugar de una comunidad tradicional y sus miembros, y lo que podría estar sucediendo dentro de esa comunidad sobre el terreno. 

Escuche más... 

 

 

Share this page