De las promesas al progreso: Financiación de las iniciativas climáticas más allá de la COP28 | Land Portal

De las promesas al progreso: Financiación de las iniciativas climáticas más allá de la COP28

Dos años después de que los donantes internacionales prometieran 1.700 millones de dólares a los pueblos indígenas en la COP26, un reconocimiento de su papel crucial en la protección de la biodiversidad y la captura de carbono, se ha avanzado bastante en la preparación de los sistemas necesarios para que se desembolse el dinero.

Las comunidades indígenas y tradicionales han defendido que son ellas -y no los donantes de arriba abajo o las ONG intermediarias- las que mejor saben adónde deben ir los recursos. Se han reunido en grupos en todo el mundo para crear las capacidades y los mecanismos necesarios para aceptar el dinero. Han creado fondos específicos para ello. Y han trabajado duro para generar confianza entre receptores y donantes.

Pero es probable que la COP28 de esta semana en Dubai demuestre que aún queda mucho camino por recorrer: se oye a los pueblos indígenas, pero no siempre se les escucha.

Los ponentes de un seminario web de Diálogos sobre la Tierra previo a la COP, celebrado el 28 de noviembre, subrayaron este hecho expresando cierto optimismo por los progresos realizados, pero también lamentando el hecho de que gran parte del dinero prometido no esté siendo dirigido por las personas que custodian la tierra en cuestión y saben dónde se gasta mejor.

 

 

"Toda la ayuda debe ser directa, sin intermediarios", afirmó Josimara Melgueiro, coordinadora del Fondo Indígena de Río Negro (FIRN), que representa a 23 comunidades indígenas de la región de Río Negro, en la cuenca amazónica de Brasil.

Pero Melgueiro y otras personas también dijeron en el seminario web -organizado por Tenure Facility, Land Portal, la Fundación Ford y la Fundación Thomson Reuters- que era importante que tanto los donantes como los beneficiarios se comunicaran para generar confianza y compartir los procesos de protección de la tierra.

"Esta es una oportunidad para difundir y ampliar el diálogo", afirmó Valéria Paye, directora ejecutiva de Podaali, un fondo dirigido por indígenas en Brasil y socio de Tenure Facility. "Todavía tenemos que construir el proceso. Me parece un largo camino de creación de confianza, porque los financiadores deben confiar en los instrumentos que creamos, que gestionamos."

Un reto del 7 por ciento

La preocupación de que los que están en el terreno no reciban la parte que les corresponde en la toma de decisiones no carece de evidencia. Un año después, en la COP27 en Egipto, se calculó que mientras que alrededor del 19 por ciento del dinero prometido en la COP26 se asignó en 2021 -más o menos lo correcto para un programa de cinco años- sólo alrededor del 7 por ciento fue directamente a los propios pueblos indígenas en lugar de a las ONG.

En los próximos quince días habrá una actualización en Dubai, pero nadie espera que se produzca un cambio importante.
"Cuando profundizamos en esas cifras, me preocupa que sea incluso menos del 7%", afirmó Casey Box, director de estrategia global de The Christensen Fund, que concede subvenciones a organizaciones y fondos dirigidos por indígenas.

"El reto sigue estando en el lado de los donantes", afirmó. "Tenemos que permitir que los pueblos indígenas y las comunidades locales definan por sí mismos lo que consideran financiación directa".

Desde el punto de vista de los donantes, por supuesto, no es tan sencillo como entregar dinero, sobre todo si el donante es un gobierno.

Jenny López, asesora en gobernanza de la tierra de la Oficina de Asuntos Exteriores, de la Commonwealth y de Desarrollo del Reino Unido, señaló que sólo para cumplir los requisitos de información de la financiación bilateral directa de múltiples receptores a nivel de base se necesitaría una enorme cantidad de personal.

"Ni siquiera es siempre una cuestión de confianza o de control. A veces es puramente eficiencia o eficacia y rentabilidad", dijo.

López consideró beneficioso reunir fondos a través de grupos intermediarios que mantengan relaciones estrechas con grupos indígenas. También señaló que, a pesar de las restricciones de los donantes, cada vez se financia directamente a más organizaciones indígenas.

"Algunos de los modelos emergentes más interesantes, como el Tenure Faclity, son aquellos en los que las organizaciones de PI y LC pueden hacer sus propias propuestas y tomar sus propias decisiones sobre cómo les gustaría que se gastara el dinero y cómo se les puede apoyar", afirmó.

"No se trata sólo del dinero en sí. Se trata de cómo trabajamos juntos donantes, organizaciones (indígenas), otros socios, organizaciones de la sociedad civil. Hemos asistido a un nivel de diálogo, colaboración y debate entre todas las partes interesadas que no se había dado antes", afirmó.
 
Reimaginar

Gran parte de esto puede deberse a la respuesta de los propios pueblos indígenas a la financiación.

Deborah Sánchez, directora de CLARIFI, un fondo internacional creado por la Iniciativa para los Derechos y Recursos (RRI) y la Campaña para la Naturaleza (Campaign for Nature), afirmó que las organizaciones indígenas están llevando a cabo un cambio importante.

"Estamos reimaginando el ecosistema de la financiación", afirmó. "Hemos estado trabajando duro en el desarrollo de ... fondos. Y ahora hemos establecido fondos a nivel mundial, regional y nacional que están funcionando".

Entre los que mencionó están Podaali y Pawanka, que reúnen fondos de fundaciones y filántropos; el Fondo Territorial Mesoamericano regional; y los fondos nacionales Nusantara y AMAN de Indonesia, ambos socios del Tenure Facility.

Todo ello ha suscitado cierto optimismo de cara a la COP28, aunque el tiempo dirá si está justificado.

 

 

Related content: 

Comparta esta página